Nuestra
historia

Para entender la historia de esta institución hay que trasladarse en el tiempo hasta el año 1904, cuando su fundador Gustav Horcher abre el primer restaurante Horcher en la ciudad alemana de Berlin.

Su hijo Otto se haría cargo más adelante de este mismo y a su vez se encargaría de expandir el negocio familiar hasta instalarse en España.

Horcher Madrid lleva sirviendo autenticidad frente a los jardines del Parque del Retiro
desde 1943.

Cuando Gustav inauguró su restaurante en la calle Martín Lutherstrasse no podía imaginar que cien años después un nieto suyo, también llamado Gustav (actual dueño), viviría en Madrid dirigiendo un Restaurante Horcher al lado de la Puerta de Alcalá.

Mucho menos podía imaginarse que su bisnieta Elisabeth, se convertiría en la cuarta generación al cargo de este emblemático establecimiento.

Desde entonces, muchas cosas han cambiado en Alemania, Europa y en el mundo entero. Muchos de los protagonistas de la historia de este último siglo han pasado por los salones de los Restaurantes Horcher que se sucedieron en Viena, Londres, Oslo, Riga, Tallin, Lisboa y Madrid.





La tradición de la buena mesa, el trabajo por la constancia y por conseguir que los clientes vivan cada vez una experiencia gastronómica única.

Por otro lado, muchas otras cosas han permanecido inalterables en estos cien años. En este templo del buen comer, en el que se ha cocinado parte de la Historia contemporánea de España, donde se han sentado a la mesa personalidades como Sofía Loren, Víctor de la Serna, John Wayne o Salvador Dalí.

No se puede dejar de mencionar a los magníficos platos de caza como la perdiz a la prensa y el tradicional Baumkuchen ("pastel de árbol" postre alemán elaborado en el mismo restaurante), clásicos de la casa que perduran en el tiempo.

La 4ª
Generación.

Hoy en día, la cuarta generación, liderada por Elisabeth Horcher da continuidad a una de las sagas familiares más emblemáticas de la alta cocina internacional.

Tanto Elisabeth, como los jefes de sala y cocina Blas Benito y Raúl Rodríguez, Miguel Hermann y Javier Mora imprimen todo el respeto, el amor y la pasión que se pueden tener por este oficio manteniendo viva la esencia de la mejor tradición culinaria.